18.3.07

Polonia castiga a sus brigadistas internacionales

Vía corrienteroja traigo esta carta de protesta sobre una medida del gobierno Polonés.

Como sabréis este país sucumbe a la ley del péndulo: de comunista ha pasado al extremo contrario, utraderechista o fascista (sí, sí ya se que los invadieron los nazis pero parece que lo han olvidado).

Su última brillante idea ha sido quitar la pensión a los brigadistas poloneses que lucharon contra el fascismo. El gobierno trata de borrar todo rastro de comunismo o de lucha contra el fascismo. Para ello está atacando a aquellos que lucharon por la libertad. Por ello, si estás de acuerdo en denunciar este hecho firma esta carta y envíala a la embajada polonesa:



Embajada de la República de Polonia en España
Calle Guisando 23 bis,
28035 MADRID

o por email a embajada@polonia.es


Estimada Embajadora de la República de Polonia en Madrid:

Yo, por la presente, expreso mi más enérgica protesta ante las medidas que la cancillería de la República de Polonia pretende tomar contra los voluntarios polacos de las Brigadas Internacionales. En lo económico, querer suprimir las pensiones a ancianos de noventa años, edad media de los escasísimos supervivientes, es una decisión indigna y mezquina que recuerda las represalias de los regímenes totalitarios.

Por lo que se refiere a la memoria histórica, quiero recordar que los interbrigadistas polacos acudieron a España a defender la libertad y la democracia, amenazadas en España por el golpe militar y en toda Europa por el fascismo internacional que apoyaba a los sublevados. Querer borrar de la memoria histórica de Polonia la presencia de los voluntarios internacionales de la Brigada Dombrowsky es querer eliminar parte del pasado democrático de Polonia y del patrimonio histórico común hispano-polaco.

Pero es también un empeño inútil, porque la memoria histórica es resistente. En España, la memoria de los brigadistas polacos, como la de todos los internacionales, resistió cuarenta años para retornar con más fuerza con la reconquistada democracia. La sociedad española actual ha expresado en numerosas ocasiones su gratitud y reconocimiento a las Brigadas Internacionales, empezando por la concesión de la nacionalidad española por el Congreso de los Diputados en 1995

Todo gobierno democrático debería contribuir a esta labor, manteniendo la memoria histórica de quienes dejaron su tierra y familia para defender la libertad.

En este sentido, apelo al gobierno de Polonia para que reconsidere las medidas pretendidas contra los voluntarios polacos de las Brigadas Internacionales.

Atentamente,

1 comentario:

MiguelNR dijo...

La derecha está cada vez más desnortada, pero eso también es culpa de la izquierda. Los partidos socialdemócratas en Europa están liderados por personas incapaces, sin discurso y sin ideas.

Así, estos políticos ultra-conservadores se pasean a sus anchas por el viejo continente, cometiendo estupideces a diestro y siniestro, sin que nadie les ponga freno.